INICIONOTICIASQUIENES SOMOSSERVICIOSADIESTRAMIENTO

                                            EQUIPODONACIONESIMAGENESTEMAS DE AYUDACONTACTENOS

 

DOS AMIGOS  ha dispuesto para Usted diferentes artículos para la ayuda en el cuidado y educación de sus Perros.

 

 


Este entrenamiento se puede realizar sin la necesidad de usar correctivos o castigos. En primera instancia y como medida temporal o permanente Usted puede enseñarle a su cachorro a eliminar en diarios.


Hay personas que tienen perros chicos y arman “baños” al interior de la casa, de forman permanente, por ejemplo las famosas cajas de arena o los diarios.
Debe brindarle a su perro el ambiente necesario para que logre esta acción, cuando su perro necesite eliminar Ud. Debe estar ahí, llévelo al patio y quédese con él hasta que logre su acción, cuando finalice felicítelo y recompénselo.


Para el entrenamiento es necesario que Ud. también aprenda, y en esta ocasión debe aprender a leer el lenguaje corporal de su animal, dese el tiempo para mirarlo y si es cauteloso verá que su perro/a le dará algunos signos que le mostrarán que necesita ir al baño. Instaure una rutina. Su animal aprenderá rápidamente si Ud. Impide que elimine al interior de su vivienda. Si su perro o gato tiene un accidente y elimina al interior de la casa, ya perdió una oportunidad de enseñarle, es mejor que limpie todo y que este más atento para otra vez.


Puede ser ventajoso utilizar un canil (dejando al animal al interior de este) ya que la mayoría de los perros no ensucia el lugar donde duerme. Hay que presentar el canil de manera positiva y paulatinamente; primero por periodos cortos y recompénselo (alimento) mientras está aislado en el canil.


Las claves para lograr con éxito el entrenamiento son la constante vigilancia, prevención y felicitar a su perro. Las reprimendas o castigos posiblemente tengan un negativo resultado. Si el perro aún no logra eliminar afuera, aíslelo por más tiempo, vigílelo y sea más energético al felicitarlo, cuando logra concretar sus expectativas.


Si ha adoptado estas acciones en la rutina y ha sido perseverante en el adiestramiento para defecar y orinar en el lugar que Ud. Quiere, existen grandes posibilidades que su perro logre la tarea, pero es importante que tenga presente que si su cachorro aún sigue eliminando en el interior de la vivienda, existe la posibilidad que haya otra razón para este comportamiento, por ejemplo:


Problemas de salud
Ansiedad por separación
Fobias o medios
Territorio marcado
Orinar por sometimiento ó excitación

 

Volver al indice




 

La mayoría de las personas se siente mal cuando deja encerrado o aislado a su animal. Se piensa que es un castigo o casi un acto de maltrato. Pero, si no realiza algo para parar la mala conducta, Ud. Se frustrará y lo más probable es que termine regalando su animal a otra persona, la cual, también se verá sobrepasado con el animal y quizás termine regalando nuevamente o lo dejará en la calle y como sabemos la vida de un animal en esta situación es cruel y triste.

Si lo llevamos a nuestra vida de seres humanos, si dejamos a un bebé o niño en un corral no nos parece algo cruel, es un acto de protección y seguridad. Así debemos pensar hacia nuestro animal, ya que, el encierro temporal es favorable, porque:

Cuando el animal está aislado, no hay porqué cuidar los muebles o pertenencias.

Un animal que deambula suelto por su hogar y que no está entrenado, puede herirse mordiendo un cable, comiendo productos químicos, entre otros.

El encierro impide que su animal tenga malos hábitos, si lo deja en un ambiente específico con sus juguetes y un lugar donde pueda afilar sus uñas, el animal se acostumbrará a usar estos elementos y no irá a morder las plantas o muebles, porque ya sabe que cosas puede utilizar para jugar.

Si Ud. Muestra de manera agradable el aislamiento a su animal le encantará, porque le da un espacio de seguridad y comodidad, los perros por esencia son animales que viven en cavernas y a los gatos les gusta esconderse en los cajones y lugares chicos.

Al ingresar a su animal a un canil o lugar de aislamiento, hay que realizarlo en forma lenta y es necesario que Ud. Tome la responsabilidad de mostrarle a su mascota que es un lugar cómodo para estar, no lo tire ahí dejándolo sólo, sino, permanezca un tiempo con él. Convierta el lugar, en un sitio favorito, ya que sólo cuando su mascota se encuentre allí, Ud. Le dará cariño y recompensas. Para comenzar deje a su perro en el área de aislamiento por poco tiempo (sólo unos minutos), progresivamente aumente el tiempo hasta dejarlo por algunas horas. Si el día anterior pueden realizar ejercicio físico: como correr, jugar o entrenar, el animal se mantendrá en ese lugar con mayor facilidad.

Si Ud. Requiere aislar o encerrar a su animal no espere requerirlo para hacerlo, ya que así, su animal se adapta a esta situación. Es importante tener siempre presente que es un proceso y, como tal, se debe ir despacio. Si Ud. Puede conseguirse un canil para perro o gato, acostúmbrelo a estar allí ya que, la mayoría de los animales los asocian con la visita al veterinario, que por lo general no son gratas.
Volver al indice



 

No es raro encontrarnos con perros/as que tengan dificultades con los autos, por ejemplo:

Miedo a andar en auto
Comportamiento hiperactivo
Conducta territorial

Es importante tener en cuenta que algunos animales asocian el viaje en auto a visita al veterinario (o lugares desagradables), entonces, si su perro se descompone Ud. Debe mostrarle que no hay porque sentirse mal o tener miedo. El reingreso al automóvil debe hacerse en forma tranquila y lenta.


Para comenzar siéntese en el auto junto a él y quédese allí, escuche música o lea. De esta manera su perro/a verá que no se sintió mal y que no hay nada terrible. Si su perro/a se descompone quizás a permanecido mucho tiempo con él en el auto, entonces, trate de realizarlo por periodos más cortos y vaya aumentando paulatinamente. Cuando Ud. Vea que su perro/a está más tranquilo y cómodo en el interior del auto, proceda a encender el motor y cuando el perro/a este tranquilo durante esta acción, realice un breve viaje con él, dar vuelta en la calle o a la manzana. Poco a poco comience a aumentar el tiempo del viaje con su perro/a y lo ideal es que elija un destino agradable para el animal, en donde pueda jugar. Hay que facilitar que el animal relacione el viaje en auto con algo agradable y de recompensa.


Es importante que este proceso se realice con paciencia y lentitud, ya que por tratar de avanzar es probable que retrocedamos y quedemos peor que en un comienzo.

En cambio, otros perros asocian el viaje en auto con algo excitante, y por esto se observa un comportamiento hiperactivo, si se encuentra en esta situación lleve a su perro/a a viajes cortos en automóvil pero en vez de ir a un lugar agradable para el perro/a vuelva a su casa.


En paralelo debe enseñarle a su animal que le obedezca en el auto, para esto es necesario que se siente con él o ella y con paciencia enséñele a sentarse, recostarse y permanecer tranquilo. Cada vez que el perro logre estas acciones felicítelo, antes de comenzar a manejar. Después, practique esta misma situación pero en calles tranquilas y cerciórese de que su animal le obedece bajo estas condiciones, antes de intentarlo en una calle con más tráfico.

Cuando su perro/a aprenda estos comandos de obediencia y Ud. Observa que se encuentra en un comportamiento hiperactivo, manifieste la orden de permanecer quieto hasta que llegue al lugar de destino o hasta que los elementos distractores se hayan retirado.

Su perro/a no tiene porqué tener mal comportamiento en el auto, si su perro le obedece en la plaza, en casa, él tendrá que aprender a obedecerle en otro contexto: el auto.

 

Volver al indice

 
 

¿Qué es?


La autolesión consiste en realizarse daño físico, por ejemplo: Si su perro se muerde, lame o se tira el pelo muchas veces al día, hasta lastimarse.


¿Qué lo provoca?


Esto puede ser porque el animal siente dolor o molestia, y es un signo de alerta para ir a su Médico Veterinario para que descarte la posibilidad de una enfermedad como dermatitis crónicas u otras, el especialista dirá cual es el tratamiento necesario. Es importante que Ud. No intente automedicar a su perro, esto podría tener graves consecuencias.


Si después de realizar el tratamiento médico, su animal continúa con los mismos signos (se muerde, lame o se tira el pelo) podría deberse a que el animal se ha acostumbrado a realizar esta acción, a pesar de que su problema ya no esté presente.


Algunos animales debido a un exceso de energía que no pueden liberar, generan el hábito de morderse o lamerse hasta lesionarse. Varios animales desarrollan estas conductas porque sus dueños les prestan mucha atención durante la realización de esta acción. Por ejemplo: Caricias y abrazos constantes acompañado de – ¡Mi cachupín!, ¡Pobrecito!, ¿Te duele?-. El animal logra identificar que esta acción es una forma rápida y fácil de conseguir nuestra atención y cariño.
 

¿Cómo lo soluciono?


Para corregir este comportamiento, lo fundamental es la distracción, busque algo que pueda realizar su animal.


Inicialmente bríndele diversas oportunidades de jugar y correr para liberar el exceso de energía. Si su animal tiene estas oportunidades es poco probable de que se “autoentretenga” lesionándose.

Si su animal comienza con la acción, interrúmpalo emitiendo un sonido fuerte, breve y agudo, de esta forma él o ella se sorprenderá y verá que pasa en su entorno. Después que ha pasado un momento llámelo para que realicen una actividad en conjunto, ya sea: correr, entrenar o jugar.

Es muy importante tener presente que detener esta acción en su animal es muy difícil y debe tener mucha paciencia al intentar solucionar este problema, ya que nos enfrentamos a parar una acción que si la extrapolamos a un humano, sería dejar de fumar.

 

Volver al indice

 



El masticar es el entretenimiento propio y normal de los perros, más comúnmente en los cachorros y adolescentes, ya que, si Ud. Tiene un perro/a que repentinamente empieza a masticar maliciosamente, existe la posibilidad de que tenga un problema médico y debe llevarlo a un control con el Médico Veterinario.


Las causas de este comportamiento pueden ser:


Falta de ejercicio social, físico y mental
Aburrimiento

Es importante que tenga presente que los perros no hacen ejercicio por sí mismos, Ud. debe llevar a su mascota a la plaza a caminar, correr, estar con otros perros y personas. También debe considerar que la cantidad de ejercicio físico que su mascota requiere, va a depender de su temperamento y edad.


Las sesiones de instrucción disminuyen el aburrimiento y son un eficaz ejercicio mental.

No deje a su mascota sin vigilancia (a menos que esté entrenado) en un lugar que tenga elementos que no le están permitidos para jugar. Tome medidas ambientales para evitar o prevenir problemas.

Ofrézcale muchos juguetes a su mascota para morder, e instrúyalo en cómo se usan. Incorpórelos en cada ocasión de juego, prémielo cuando mastica sus juguetes y repréndalo si lo ve masticando un elemento prohibido.

Volver al indice

 

¿En qué consisten los engaños?


Los engaños o trampas son concebidos desde el principio de relacionar un objeto con una experiencia desagradable, de esta manera si su animal realiza esta asociación evitará realizar ese acto en particular más adelante. Es importante mencionar que estos engaños no están pensados para provocar daño físico o psicológico en el animal, si no para desanimar un comportamiento específico.


Ejemplos:


Si el animal saca ropa del canasto, basura o comida de sus respectivos lugares; aplicar un engaño para inocentes sería una buena estrategia para evitar estas acciones. En este caso busque un trozo de cordel y en un extremo amarre el elemento (no utilice el elemento real) que su animal sacará, trate de utilizar un pedazo de tela impregnado con olor a carne o algo similar que llame la atención de su animal. Al otro extremo del cordel amarre una “lata sonora”, la cual, es una lata de bebida con monedas en el interior y perfectamente cerrada.


Si su felino salta sobre la mesa, haga un borde falso con un pedazo cartón que sobresalga aproximadamente 6 centímetros. Ponga varias “latas sonoras” sobre el cartón que está en contacto con la mesa (servirán de contrapeso). Entonces cuando su gato salte y ponga sus patas en el borde de la “mesa” esta cederá, cayendo sobre él las latas sonoras.


Si su animal afila sus uñas en lugares específicos como puertas, paredes, ventanas ponga globos inflados en estos lugares, de esta manera si su animal va a realizar la acción los globos se reventarán y el fuerte ruido lo alejarán del lugar.


A los gatos les desagrada que sus patas toquen zonas pegajosas, por esto, es bueno poner cinta adhesiva sobre la mesa.


A algunos animales no les gusta tener contacto con papel aluminio por su sonido. Ud. Puede ponerle a los maceteros y muebles para cuidarlos. A algunos gatos les desagrada que sus uñas queden atrapas en ciertas superficies, entonces, otra opción es poner mallas o una red.

 

Volver al indice
 

 



¿Por qué los perros/as hacen hoyos?

Hacer hoyos en el jardín, para los perros/as, es un instinto desde que son cachorros. Al hacerse adultos este hábito tiende a desaparecer, pero, existen perros/as que continúan realizando esta acción por diversas causas cómo: descargar energía, falta de ejercicio, aislamiento, aburrimiento, esconder comida o protegerse del frío y el calor.


¿Cómo lo soluciono?
¡Su perro necesita que juegue con él!, deben realizar actividad física y entrenar en comandos de obediencia. Su perro requiere de mayor espacio, llevarlo a una plaza, salir a comprar el pan, pero recuerde que antes de salir al “espacio público” debe llevar a su perro a un control con su Médico Veterinario, ya que, existen diversas enfermedades en el ambiente que pueden atacar a su perro, provocando serias consecuencias.

Hasta que el problema tenga solución Ud. Debe tratar de mantener a su perro fuera del lugar en el que está prohibido cavar, podría poner una reja bordeando el jardín, ya que, si deja a su perro en este espacio él se sentirá premiado por estar allí.

Es importante que considere darle un espacio de su jardín al perro para hacer hoyos, de esta manera si cava en el lugar que está autorizado recompénselo y felicítelo. Mantenga al perro en un espacio pequeño y vigílelo para que no cabe en otros lugares. En el mercado también existen sustancias de presentación en “spray”, para mantener al perro fuera del lugar prohibido para cavar o con algunos perros se puede poner pimienta en la tierra produciendo el mismo efecto.

Cuando ya esté concluido el entrenamiento del lugar permitido para hacer hoyos, eduque a su perro a que el resto del jardín no debe ser usado para esta acción.

 

Volver al indice


¿Por qué los cachorros muerden?


Todos hemos visto a los cachorros, cuando juegan y pelean entre ellos. Los cachorros corren, se muerden la cola y orejas entre ellos. Durante el transcurso de esta dinámica uno de los cachorros muerde a otro muy fuerte, y el que sufrió la mordedura grita muy fuerte. El cachorro que mordió queda sorprendido por el sonido y allí termina el juego, por un rato. Después de unas cuantas repeticiones de esta secuencia el perro que muerde aprende que su conducta agresiva es lo que causa ese sonido que lo sorprendió y finalizó el juego. De esta manera el cachorro y a futuro los perros adultos aprenden a jugar y a morder suavemente, sin herir.


Entendiendo esta dinámica, nosotros la podemos usar para enseñar al cachorro: Que morder a las personas es una conducta inapropiada.


¿Cómo le enseño a no morder?


Es importante que se dé un tiempo para jugar con su cachorro. En cada momento que lo muerda muy fuerte, exprese un grito muy fuerte de sufrimiento, apártese y no le preste atención por unos minutos. De esta manera su cachorro asimilará que es su conducta la agresiva y la modificará. Aplicar un correctivo físico como pegarle, no es recomendable, con esta conducta algunos cachorros se vuelven más violentos, ya que creen que es parte del juego. El término repentino del juego y el grito de sufrimiento son correctivos que el cachorro entiende.

Cuando ya aprendió a no morder vigorosamente, Ud. puede instruirlo a no morder ni si quiera por muy amistoso que parezca. Supongamos que somos un niño o un bebé, un suave mordisco puede provocar mucho dolor. De esta manera su cachorro paulatinamente aprende a que debe ser muy cuidadoso y suave con las personas.


Los cachorros frecuentemente muerden para manifestarnos que no les agrada lo que estamos haciendo o porque están con miedo. Si Ud. lo toca en lugar delicado o sensible, lo alza o abraza de una manera que su mascota percibe como peligrosa, puede morder o gruñir para decirle ¡Para!. Esta conducta se puede impedir, entrenando a su perro para que acepte el ser tocado, hasta que le agrade. Su mascota tiene que aceptar el ser tocado, cepillado, revisado por el veterinario o recibir cariños en exceso, como algo natural, Por ejemplo:


Primero empiece lento y con delicadeza, frotando por detrás de la oreja de su cachorro y lentamente observe dentro de esta.


Masajee el hombro y pata, luego las uñas y dedos. Cuando su cachorro acepte este masaje y actitud de su parte recompénselo dándole cariño y convídele un premio (alimento).


Paulatinamente realice esta secuencia en todo el cuerpo de su cachorro, fíjese en las partes más sensibles y déle una recompensa cuando logre tocar alguno de estos lugares.
 

En muy poco tiempo verá que su cachorro lo espera para que realice estos masajes.


Habitúelo a masajearlo energéticamente, felicite y recompénselo por su conducta.
 


Volver al indice

 

 

 



El ladrido es una acción propia y normal para el animal. Es su medio de comunicación y en un perro aburrido o sin posibilidades de ejercicio es una vía para liberar energía.
Para comenzar a tratar esta “problemática” aumente el ejercicio físico diario para su perro. Vaya con él y realicen largas caminatas y carreras.


Si puede encuéntrese con amigos que también tengan perros, de esta manera, su animal tendrá la posibilidad de jugar con otros (ejercicios de socialización).


Instrúyalo en comandos de obediencia para entrenar su mente, trate de incorporarlo al interior de su vivienda, para que sea parte de su familia.


Existen perros que de verdad adoran ladrar, otros aman masticar cualquier cosa a otros les gusta hacer hoyos, en este caso si a su perro le encanta ladrar, hágase de un tiempo para llevarlo a un sitio donde pueda ladrar sin tapujo, quizás en una plaza o en el campo. Es importante que Ud. Lo anime a ladrar, recompénselo y felicítelo al realizar esta acción.


Deje a su animal en el interior de su vivienda hasta que pueda solucionar su problemática, ya que el ladrido en abundancia puede ser incomodo para sus vecinos.


Instruya a su perro para que le obedezca cuando le de la instrucción “silencio”, “habla”. Estos comandos de obediencia le permitirán manifestarle al perro el inicio y fin de su conducta de ladrar.


Si tocan el timbre, gritan en su casa y su perro ladra para responder a estos incentivos, puede tratar de desensibilizarlo, por ejemplo: toque reiteradas veces su timbre y recompense a su perro cuando no ladre. Otra opción es realizar un manejo ambiental para evitar estos estímulos, por ejemplo: cerrar las cortinas para que su perro no vea si se acerca alguien.

 

Volver al indice

 



Antes de comenzar, hay que dejar en claro que marcar territorio y orinar son conductas diferentes, y Ud. Debe instruir a su perro/a a que ambas acciones están prohibidas en su vivienda y debe tener presente que su perro /a puede marcar con orina el espacio, aunque esté muy bien instruido.


La marca territorial, es una conducta social, territorial y sexual, entonces, para solucionar esta “problemática”, conviene que determine el porqué su animal requiere marcar su espacio de esta forma.

¿Cómo lo soluciono?

Ud. puede favorecer que su perro tenga victoria, castrándolo, solicitarle a su perro que no marque territorio, es como pedirnos que no


Otra posibilidad es que su perro le está manifestando que es el “perro jefe” de su vivienda, y para solucionar esto debe enseñarle a su perro a obedecer sus instrucciones.


Tenga una actitud positiva, con paciencia y perseverancia todo se logra, enséñele a su perro que marcar en el patio es una buena conducta, para esto es necesario que previamente le enseñe comandos de obediencia como “afuera”. Llámelo a su puerta y dígale (repita si es necesario) con voz entusiasta ¿Vamos afuera?, ¿afuera?, al ver a su perro contento abra la puerta y salga con él, felicítelo y recompense si evacua afuera. Si no hace afuera, no se desespere, déjelo entrar a su casa pero debe estar atento a las señales.


Como este es un aprendizaje mutuo, es importante que Ud. Observe con cuidado a su perro y ponga especial atención a los movimientos antes de marcar, habitualmente los perros caminan en círculos, huelen y toman la postura para marcar, entonces cuando comience con esta secuencia interrúmpalo haciendo un fuerte sonido como: ¡NO! o aplaudir, esta instrucción la debe realizar con exactitud, no se permiten errores.


Admítale al perro a estar en cualquier habitación, pero con Ud., De esta manera podrá estar atento y dispuesto para llevarlo al patio cuando lo necesite. Si no puede téngalo en un pequeño espacio con menos estímulos, ya que si lo deja deambular por la casa y Ud. está en otra parte, el hábito de marcar aumentará y se mantendrá en el tiempo.


Trate de mantener los lugares en que su perro marca lo más limpio posible, de esta manera eliminará los olores, ya que si su perro percibe algún estímulo (olor), este le informará que allí es un lugar que habitualmente él marca.

 

Volver al indice





¿Por qué saltan los perros?

Los perros saltan porque nos quieren saludar y habitualmente nosotros respondemos con caricias y recompensándolos.


Cuando son cachorros o lo hemos traído recién a nuestra casa, pensamos que el acto del salto es una gracia y las celebramos cada vez que lo realizan. Pero cuando el cachorrito crece y ya no es la novedad de la casa estos saltos se transforman en molestos. Entonces, para comenzar con el pie derecho es mejor no recompensar o no permitir este acto; y si gritamos, el animal se excita aumentando sus brincos. Si Ud. Puede corregirlo con un toque de leve presión o con suave voz, esta también es una forma de recompensa.

¿Cómo lo evito?


Instruya a su perro en que hay diferentes maneras para tener atención y saludar. Un buen ejemplo es enseñar a sentarse a su perro, cuando Ud. Se lo indique. Al estar sentado, se puede arrodillar y darle cariño de esta manera su animal no podrá estar saltando y sentado al mismo tiempo. Realice esta acción cada vez, cuando llegue del trabajo, cuando lo visiten. Es importante que tenga claro que al inicio será difícil y pensará que es imposible, pero tenga paciencia, la repetición es la clave y siga intentándolo.

Practique durante unos 20 minutos en la tarde, en vez de dos a tres veces al día. Realice lo siguiente:


Abandone su casa y después vuelva.
Cuando cruce el umbral de la puerta, enséñele al perro a que se siente.
Practique esto, hasta que su animal logre mantenerse sentado, después felicítelo y prémielo.
Luego salga de su vivienda, por un tiempo más prolongado y vuelva.
Repita la secuencia antes mencionada y bríndele la oportunidad a su perro de practicar y hacer lo correcto.
Después de 10 a 20 repeticiones comenzará a ver resultados.
Cuando se encuentre en este momento, practique los pasos anteriores con otra persona de la familia, un amigo o visita.
 

Si su can sigue brincando, gírese, déle la espalda y sólo préstele atención cuando esté sentado, de esta manera su perro aprenderá que saltando no obtendrá su cariño y atención.

 

Volver al indice

 



Es normal que los animales tengan miedo frente a sonidos imprevistos y muy fuertes, frecuentemente manifiestan su temor escondiéndose, rompiendo algunas cosas o ladrando, ante esta situación nosotros comúnmente ejecutamos dos errores:


Castigarlos o retarlos, lo que generalmente agrava la situación, provocando que el animal tenga más miedo.


Reafirmar la conducta de miedo, ya sea, verbal o físicamente. Por ejemplo: Si lo abrazamos o lo alzamos manifestándole en un tono dulce “Pobrecito, ¿Tienes miedo? Yo te cuido”, el animal no entenderá nuestro mensaje verbal, pero sí aprenderá que obtuvo una recompensa afectuosa (tono de voz y mensaje corporal) por su comportamiento. Entonces determinará que su comportamiento miedoso, es correcto, porque nosotros lo afirmamos.

Algunas veces sólo no recompensar el comportamiento de miedo, basta. Pero, si su mascota no se reanima frente al temor lo indicado es aislar a su perro/a donde no logre romper cosas en su casa o herirse. Habitúe a su animal a que tenga su lugar, aquí él o ella se sentirá cómodo y protegido. No espere a que desencadene un gran problema, para darle un espacio seguro al perro.


La instrucción para su mascota es muy importante, ya que, si su perro se está divirtiendo en un juego, es muy difícil que se asuste por un sonido fuerte, si mantiene su mente concentrada en los comandos de obediencia como “Siéntate, Dame la pata, Acuéstate, entre otros”. Lo central es despistar a su mascota de los sonidos fuertes. Después de cumplir sus instrucciones Ud. Le puede brindar cariño y atención.

Otro camino para favorecer el cambio en su mascota (sobreponerse a sus miedos), es que se acostumbre progresivamente a los sonidos que le causan miedo. Una opción, puede ser grabar estos sonidos y ponerlos (hay algunas grabaciones de lluvia o truenos que se pueden descargar de internet), de esta manera su mascota los escuchará durante el transcurso del día. En un comienzo ponga la grabación a un volumen que sólo lo oiga Ud. (su mascota igual lo escuchará); lo esperado, es que su animal no tenga una reacción de miedo. Cada semana o mes comience paulatinamente a subir el volumen, de esta manera, el animal escasamente percibirá el cambio y se familiarizará con el sonido. Si observa que el sonido le provoca temor baje el volumen. Esta opción la puede combinar con las distracciones anteriormente mencionadas.

Tenga presente que no debe esperar por “la gota derrame el vaso”, prevenga y asegúrese de que su mascota aprenda los comandos anteriormente mencionados. Quizás en un comienzo su mascota tenga dificultades para mantener la atención; por eso debe ser paciente y constante con el adiestramiento.

 

Volver al indice

 

 

Corporación de adiestramiento canino para discapacitados Dos Amigos

 info@dosamigos.cl - Móvil: 09-84190272

© DOS AMIGOS - 2009